La mujer invisible

Cartel Las celebraciones navideñas siempre me traen a la memoria el clásico Cuento de Navidad de Charles Dickens. En otra ocasión comenté mi fascinación por este escritor y su obra. Hace poco pude ver La mujer invisible (2013), película que relata la historia de amor vivida durante trece años entre Dickens y su amante, Nelly Ternan.

Dirigida y protagonizada por Ralph Fiennes, muestra la sociedad de la Inglaterra del Siglo XIX, donde las mujeres, en muchas ocasiones, pasaban desapercibidas. Cuando Nelly conoce a Dickens, casado y padre de familia, él es un aclamado novelista. Para poder comenzar su relación amorosa, Nelly elige vivir a la sombra del escritor, como una mujer invisible, y de esta forma no afectar la carrera del afamado dramaturgo ni su reputación como mujer.

Para recrear la estética del siglo XIX, el diseñador Michael O’Connor (Jane Eyre, La Duquesa, Suite francesa) se encargó del vestuario de La mujer invisible, diferenciando a través de los trajes los dos períodos en los que se desarrolla la historia: el año 1856, cuando la joven actriz Ellen Ternan conoce al afamado escritor Charles Dickens, y 1885, donde se muestra a una Nelly adulta que reflexiona sobre su vida como amante del novelista.

La investigación fue clave para ajustar cada prenda al período en el que se desarrolla la película. O´Connor ya había trabajado en otras películas de época como Jane Eyre, pero la moda evoluciona y, tanto él como Fiennes, pretendían ilustrar con exactitud histórica los dos puntos específicos del tiempo- casi 30 años de diferencia separan algunas escenas- en los que se narra la historia de La mujer invisible.

Además de la visita que el diseñador hizo junto al director Ralph Fiennes a los archivos del Museo de Victoria y Alberto en Londres, O´Connor recurrió a biografías de Peter Ackroyd sobre Dickens para recrear las escenas que tienen lugar en 1850 y dar autenticidad al vestuario, ya que, de esa etapa hay pocas fotografías del escritor. Con la protagonista siguió un proceso similar: los documentos gráficos de Nelly al comienzo de su romance con Dickens son escasos, por lo que el diseñador se apoyó en las descripciones que Dickens hacía en sus novelas de las chicas jóvenes.

The Derby Day 1856-8 by William Powell Frith 1819-1909

Michael O’Connor se inspiró en pintores de la época para recrear el vestuario de algunas escenas. En la imagen, el cuadro “The Derby Day” de William Powell Frith.

Carreras

En la imagen, Charles Dickens y Nelly Ternan asisten a las carreras de caballos en el hipódromo Doncaster. Esta escena está inspirada en el cuadro “The Derby Day”, de William Powell Frith.

El gran reto de Michael O´Connor fue poder reflejar el paso del tiempo en la protagonista femenina de la película y lograr retratar a Nelly Ternan como chica joven y como adulta a través del vestuario. Para ello empleó colores oscuros, como el verde o el gris, para una Nelly madura que contrasta con los tonos pastel de la chica adolescente.

Invisible-Woman-tr_2807120k

“La mujer invisible” comienza con una escena donde aparece una mujer, vestida de oscuro, corriendo por la playa. Es el año 1885, una época en la que el color de moda era el negro.

Boceto0

A la izquierda, boceto de Michael O´Connor. A la derecha, Nelly Ternan con abrigo, guantes y tocado de plumas en color negro. Los puños marinière del abrigo, para una escena que tiene lugar en la playa, ponen de manifiesto el nivel de detalle en el diseño de vestuario.

0

Primer plano de Nelly Ternan con tocado de plumas atado a la barbilla, muy común en la moda femenina de esa época.

Cuando Dickens fallece, Nelly Ternan reorienta su vida y pasa de ser una mujer que ha estado a la sombra de su amante a convertirse en profesora de escuela, esposa y madre. Al comienzo de la película ella recuerda la relación con el escritor que marcó su juventud, algo que guarda en secreto y que, de alguna manera, le atormenta. Esa lucha con su pasado queda patente en la estética tenue y apagada del vestuario del personaje. Los trajes reflejan los cambios sufridos por la moda a finales del siglo, donde la silueta se ajusta al torso gracias a los corpiños, el miriñaque da paso al polisón para exagerar el trasero femenino y los pliegues de las telas se marcan formando drapeados en las faldas.

bocetofelicityescuela

A la izquierda, boceto de O´Connor con un diseño típico de la época, donde la parte delantera cae a modo de delantal y la falda trasera es voluminosa gracias al polisón. A la derecha, imagen de Nelly Ternan con cuerpo encorsetado y pajarita.

1.2

La última década del siglo XIX se caracterizó por el cuello alto.

1

Los colores juegan un papel importante para plasmar el viaje emocional de Nelly que, habiendo rehecho su vida, sigue atormentada por sus recuerdos de juventud. En la imagen, Nelly con escote cuadrado de volantes.

La acción de la película retrocede al año 1856 a través de flashbacks, donde Nelly, con 18 años, tiene el primer encuentro con el escritor Charles Dickens. Este período está marcado por la utilización del miriñaque o crinolina, una armadura interna que daba volumen a la falda, y calzones debajo de ésta.

0

Escena donde aparece Dickens junto a Nelly, sus hermanas y su madre. Bajo las faldas con volantes emplearon miriñaques y hasta tres enaguas.

Al inicio, Nelly viste tonos apagados, como el gris, de tal manera que pasa casi desapercibida entre sus hermanas y su madre, que aparecen con colores más fuertes. En las escenas donde la joven se reúne con Dickens, O´Connor decidió emplear diferentes tonalidades de verde, el color predilecto del novelista. A medida que se afianza la relación con Dickens, Nelly viste de forma más llamativa, con tejidos estampados y adornos; sus faldas se tornan más amplias, una progresión natural de la moda de esa época.

3.1

En sus encuentros con Dickens, Nelly siempre viste de verde pálido, el color preferido del escritor y que siempre emplea para describir a las chicas jóvenes en sus novelas. En la imagen, la protagonista con un chal, prenda que, junto a los mantones, era empleada como complemento.

0

Se cuidaron todos los detalles, como el adorno que Nelly lleva en el cabello: una flor de geranio, la predilecta del novelista.

3

Detalle del escote: manga corta y volantes.

3.3

Detalle del guante de encaje de Nelly.

2.1

El vestuario de los personajes principales se hizo a medida, necesitando aproximadamente dos semanas para crear cada pieza. En la imagen, Nelly con vestido de escote barco, común en trajes de tarde y noche en esa época, y gran lazo en el pecho.

The invisible woman costume

A la izquierda, boceto de Michael O´Connor del vestido de dos piezas que Nelly luce en las carreras de caballos, con mangas escalonadas y falda de volantes.

8.2

Michael O´Connor siempre intenta involucrar a los actores en el proceso de su trabajo, que conozcan los detalles del vestuario para sentirse cómodos durante el rodaje.

Boceto2

A medida que su relación con Dickens crece, el vestuario de Nelly se vuelve más acicalado. En la imagen, vestido con adornos de lazos y chaqueta. Como complementos, capota anudada con gran lazo, un pequeño bolso de mano denominado “ridículo”, y guantes.

17.1

Detalle del puño de la camisa de Nelly.

7

Otra evidencia de la evolución del personaje y el paso del tiempo en el film es a través de los pequeños detalles que iban cambiando en la moda de la época y que O´Connor trasmite en el vestuario. En la imagen, Nelly con un vestido de manga acampanada, muy en boga a partir de mediados del siglo XIX.

4

Las mangas escalonadas y amplias comunes de la época.

A lo largo de La mujer invisible, la protagonista y los personajes femeninos lucen unos gorros o capotas utilizadas por la mujer en sus salidas al exterior.

5.2

Capota de paja anudada con un lazo.

5

Capota con ribete de encaje anudada con un gran lazo en la barbilla.

11

Los sombreros fueron evolucionando y se hicieron más ajustados, dejando ver un poco más el rostro femenino.

9.1

Nelly Ternan, durante su embarazo cuando mantenía una relación con Dickens. En la imagen, con sombrero de paja y adorno floral.

9

Detalle del sombrero de paja de Nelly Ternan.

Para el personaje de Catherine Hogarth se tomaron como referencia fotografías de la época.  Debía mostrase opulenta, ella era la esposa de Dickens, en ese momento un afamado escritor, y la riqueza es visible a través de los vestidos, adornos y joyas que emplea en la película.

blogesposaboceto

A la izquierda, boceto de Michael O´Connor para el personaje de Catherine Hogarth, la esposa de Dickens. A la derecha, fotograma de la película donde porta un vestido de tartán, tejido de cuadros de origen escocés que puso de moda la reina Victoria a partir de 1848.

blogesposadickens

A la izquierda fotografía de Catherine Hogarth. A la derecha, primer plano de la actriz que encarna a la esposa de Dickens, con adornos florales bajo la capota.

El propósito de Michael O´Connor de conseguir un vestuario lo más real posible se hace palpable en el personaje de Dickens, interpretado por Ralph Fiennes. El diseñador se valió de imaginación para recrear la ropa en las etapas de la vida del escritor, donde las fotografías son escasas, e ideó un vestuario moderno, con trajes informales más propios en los hombres jóvenes de la época. Dickens, al ser una figura pública, se preocupaba por la moda y por vestir bien, lo que O´Connor definió como un “Dandy” de su tiempo.

blogdickensfoto

Arriba, imagen de Charles Dickens. Abajo, el actor Ralph Fienens interpretando al escritor en “La mujer invisible”, donde se observa la lograda caracterización del personaje.

blogdickensfoto2

A la izquierda fotografía de Dickens. A la derecha, secuencia de la película donde aparece el escritor con sombrero de copa y guantes de cuero.

blogdickensfoto3

En la imagen de la izquierda, fotografía de Charles Dickens. En el centro, boceto de O´Connor para “La mujer invisible”. A la derecha, el actor Ralph Fiennes caracterizado como el famoso novelista inglés.

2.JPG

Escena donde se aprecia el atuendo masculino común de mediados del siglo XIX. Charles Dickens podría ser considerado un “Dandy” de su época.

1

En la vestimenta informal masculina se impusieron los tonos nítidos en pantalones anchos, el canotier y el bastón de paseo.

1.4

Los chalecos de cuadros o bordados eran habituales en el atuendo masculino de la época. En la imagen, detalle de esta prenda en una escena de la película.

4.2

En la imagen, Dickens con camisa de manga holgada, chaleco brocado y pajarita.

TIW-04459.NEF

Fotograma donde aparece Dickens con un chaleco con bordados verdes. Los tejidos bordados en esta prenda ofrecían color al vestuario masculino.

La mujer invisible refleja, sin duda, una cuidada indumentaria que le valió a Michael O´Connor la nominación a los premios Oscars en la categoría de mejor vestuario. Una película muy recomendable por su belleza escénica.

Texto: Lola Delgado Pozo

Fotos: Getty Images, IMDb, BBC Films, http://www.sonyclassics.com/theinvisiblewoman


https://retalesdeunidilio.wordpress.com/2015/01/05/la-mujer-invisible/

El texto de este artículo se encuentra sometido a una licencia Creative Commons del tipo CC-BY-NC-ND (reconocimiento, no comercial, sin obra derivada, 3.0 unported)

Anuncios

4 pensamientos en “La mujer invisible

  1. Pingback: Grandes Esperanzas | Retales de un idilio

  2. Pingback: Suite francesa | Retales de un idilio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s