Grandes Esperanzas

0cartelSiempre he sentido fascinación por la literatura, ese viaje que se emprende cuando abrimos un libro y transporta a tu mente a lugares infinitos. Charles Dickens es uno de mis escritores favoritos, por sus historias y personajes tan mágicos como Oliver Twist, David Copperfield o Ebenezer Scrooge.

Algunos de éstos han saltado del papel a la pantalla en las múltiples adaptaciones cinematográficas que se han llevado a cabo hasta el momento.

Hace unos días vi Grandes Esperanzas (2012), del director Mike Newell e interpretada por Jeremy Irvine, Ralph Fiennes, Helena Bonham Carter y Holliday Grainger.

La historia narra la vida de Pip, un chico humilde que sueña con ser un caballero, prendado desde la infancia de Estella, una niña rica que lo desprecia debido a su condición. Gracias a un benefactor cuya identidad permanece oculta, Pip recibe una enorme fortuna y se traslada a Londres para ser educado con la alta sociedad londinense. El joven, aún enamorado de Estella, intenta seducirla para conseguir su amor.

La diseñadora Beatrix Aruna Pasztor (El indomable Will Hunting, Alfie) ideó un vestuario diferente al que se había realizado hasta el momento en el cine para Grandes Esperanzas. Quiso que los personajes destacaran con su atuendo, inspirándose para ello en pinturas de Thomas Gainsborough, para el detalle de volantes y encajes, y en diseñadores contemporáneos como Alexander McQueen que permitieran un toque más moderno.

trajenovia“Vestía un traje muy rico, todo blanco, de raso, encajes y sedas. Calzaba zapatos blancos. Llevaba un largo velo blanco sujeto al pelo y flores nupciales le adornaban el cabello, pero éste era cano. Algunas relucientes joyas brillaban en su cuello y en sus manos, y otras centelleaban sobre la mesa. Por doquier aparecían esparcidos vestidos, menos espléndidos que le que llevaba puesto, y maletas a medio hacer. No había acabado de vestirse del todo- le faltaba un zapato y el otro estaba en la mesa, junto a su mano- el velo estaba a medio poner, no llevaba ni el reloj ni la cadena, y junto a éstos, en amontonado revoltijo cerca del espejo, se veían algunos encajes, el pañuelo, los guantes, unas flores y el misal. ( Charles Dickens. Grandes Esperanzas. 1860-1861)

Sin duda alguna, Miss Havisham es el personaje más enigmático y extravagante de todos, que sólo tiene cabida en el universo de Dickens. Para ella el tiempo se detuvo el día de su boda, deambulando desde entonces por su vieja mansión portando el vestido y el velo de novia, cada vez está más desintegrado y desgastado. Beatrix quería que su vestido fuera “una metáfora del cementerio emocional que habita en su mente” y para ello tomó como referencia un diseño del inglés Alexander Mc Queen que vio en uno de sus desfiles.

1

A la izquierda, boceto de Beatrix Aruna Pasztor para el personaje de Miss Havisham. A la derecha, Helena Bonham Carter en una escena interpretando al personaje

2

A la izquierda, diseño original de Alexander Mc Queen que sirvió de inspiración para crear el vestido de novia de Miss Havisham. A la derecha, traje definitivo para la película.

zapatos

Zapatos utilizados por Helena Bonham Carter para el personaje de Miss Havisham en “Grandes Esperanzas”

Estella es hermosa, pero fría y calculadora desde su niñez. Adoptada por Miss Havisham, encarna a una mujer sin sentimientos hacia los hombres. Sus vestidos comienzan con tonos claros y se vuelven más refinados a medida que avanza la película, con colores más ricos como el púrpura o el verde esmeralda, este último simbolizando el carácter frío del personaje.

4

En la imagen el personaje de Estella adolescente. El tejido del vestido es de color tornasolado.

5

Estella siempre luce lazos y volantes, incluso en los zapatos, en esta ocasión, de color púrpura.

6

A la izquierda, boceto del diseño que luce Estella al final del film. A la derecha, imagen de un vestido similar.

7

Parte trasera del abrigo de Estella en color azul intenso

8

El color púrpura predomina en la protagonista femenina. En la imagen detalle del escote del vestido y cuello alto del abrigo.

9

En la imagen, otro de los diseños de vestido y abrigo que luce Estella en “Grandes Esperanzas”, de color verde tornasolado.

10

Detalle del escote y manga de organza que se ha deshilachado para crear un borde emplumado

12 12.1

11 manga

Detalle de la manga del vestido en color púrpura que Estella porta en una escena de “Grandes Esperanzas”

Quizá el protagonista masculino es el que más evoluciona en toda la película. Hay que recordar que la trama comienza en 1812, siendo Pip un pequeño huérfano y plebeyo, hasta 1840, convertido en un hombre de clase alta.
El Pip niño viste con ropajes viejos, en tonos verdes o marrones, acordes con el escenario donde se mueve. Cuando se traslada a Londres elige ropa nueva que se compra con el dinero de su benefactor, optando por un conjunto exuberante en color blanco que refleja su obsesión por salir del entorno donde vive. Una vez instalado en la ciudad, conforme evoluciona su educación, su ropa se vuelve más elegante y austera, aconsejado por su tutor.

13

En la imagen, Pip junto a su tío, visitando la casa Satis de Miss Havisham. La vestimenta refleja la clase social baja a la que pertenecen

14

Detalle de los tejidos utilizados por Beatrix Aruna Pasztor para Pip niño

15

En esta escena se aprecia la distinción de clases por el tejido y ropa utilizados. A la derecha, Pip con prendas oscuras y viejas y a la izquierda Herbert Pocket portando camisa blanca y pantalón del mismo color

16

17

Pip de joven vestido con tonos marrones

18

Imagen de Pip, antes de ser educado para ser un caballero, con atuendo de color blanco un poco ostentoso.

La vestimenta de Pip adulto refleja muy bien la moda de principios del siglo XIX, que se regía por códigos para vestirse de día o de noche. El conjunto típico de un caballero estaba formado por frac o levita, pantalones o calzones y complementos como camisa, chaleco, corbata o guantes.

19

Boceto original de Beatrix Aruna Pasztor para el personaje de Pip que muestra el atuendo típico del caballero de principios del siglo XIX.

En el boceto de la diseñadora ( imagen de arriba) podemos ver que Pip viste un conjunto informal, conocido como “medio- vestir” empleado por los hombres para el día y la tarde. Se compone de un frac de color gris oscuro con botonadura cruzada y cuello alto que oculta el volumen de atrás que se genera por las vueltas de la corbata alrededor del cuello de la camisa, calzón ceñido de gris claro, corbata o chalina, chistera y guantes, complemento éste que debía ser utilizado siempre, exceptuando las cenas. Los guantes, muy valorados en esa época, eran elaborados por varios artesanos con materiales finos.
Durante la película también luce abrigo, denominado en ese período como redingote, con cierre cruzado y solapa amplia.

19

Pip visita a Miss Havisham después de haber sido educado como caballero en Londres. Luce ropajes oscuros pero de calidad exquisita

20

Pip con prenda de abrigo llamada redingote, muy común en la moda masculina de principios del siglo XIX

21

El redingote comenzó a utilizarse en 1700 para cabalgar en las carreras ecuestres. En la imagen, Pip aparece con este abrigo de color negro

22LAZO

El pañuelo de cuello era un símbolo de las clases acomodadas de la época.

25

Pip y su amigo Herbert Pocket con pañuelos en el cuello

24

En la imagen, escena donde se aprecia el color vistoso del tejido de Pip

25.1

Los cuellos de la época eran de corte alto para ocultar la parte de atrás del cuello y tapar el volumen de la corbata.

23
Un vestuario de época con un enfoque diferente que refleja muy bien, con sus texturas y colores, la diferencia entre las clases altas y bajas, así como el carácter propio de cada personaje.
¿Os gustó esta versión?

Texto: Lola Delgado Pozo
Fotos: Rex Features, BBC Films, Aceshowniz


https://retalesdeunidilio.wordpress.com/2014/06/25/grandes-esperanzas/

El texto de este artículo se encuentra sometido a una licencia Creative Commons del tipo CC-BY-NC-ND (reconocimiento, no comercial, sin obra derivada, 3.0 unported)

Anuncios

Un pensamiento en “Grandes Esperanzas

  1. Pingback: La mujer invisible | Retales de un idilio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s