Archivo de la etiqueta: Gown

Sospecha

Retales_Sospecha-0Los lectores habituales del blog conocen mi predilección por el género del suspense y, especialmente, por Alfred Hitchcock. Esta fascinación por el cineasta ha ido en aumento a raíz de documentarme para los artículos de esta bitácora.

Hace unos días volví a ver Sospecha (1941), quedando sorprendida por la gran similitud que guarda con Rebeca (1940), la cinta anterior del director británico. Quería compartir con vosotros el trabajo realizado por el diseñador de vestuario Edward Stevenson, quien además de asignar una identidad al personaje, acrecenta el misterio a través del uso de colores y sombras en la ropa.

Sospecha (1941), segunda cinta rodada por Hitchcock en Hollywood, está basada en la obra de Francis Iles, Before the Fact. El filme relata la historia de la adinerada Lina McLaidlaw que, tras su boda con el seductor Johnnie Aysgarth, descubre tendencias homicidas en su marido. Si bien Joan Fontaine repetía con el cineasta británico la actriz ya trabajó en Rebeca—,  para Cary Grant significó el debut colaborativo con el maestro del suspense.

Lina McLaidlaw viaja en tren cuando un elegante y atractivo caballero llamado Johnnie Aysgarth irrumpe e intenta quedarse en el vagón de primera clase con un billete de tercera; la atracción de Lina hacia él es inmediata.

Desde el inicio el espectador puede percibir rasgos de los protagonistas a través de las prendas elegidas por Edward Stevenson. La escena en la que Johnnie acomoda su ropa de abrigo en el perchero del vagón resalta la situación de confort del personaje y un carácter locuaz. Sin embargo, tanto las prendas de lana superpuestas en Lina  empequeñeciendo al personaje  , como el gesto de tapar sus rodillas con la falda al ver al nuevo viajero, evidencian timidez e incomodidad; igualmente, la condición social e inteligencia de la figura femenina se presenta a través de accesorios como un bolso de piel y unas gafas de lectura.

Retales_Sospecha-1

La disposición de las prendas revelan aspectos de cada personaje en “Sospecha” (1941).

Retales_Sospecha-2

El uso de lentes dotan de un aspecto intelectual al personaje femenino.

Johnnie queda fascinado por Lina como amazona durante una montería, logrando encontrase con ella más tarde. Pero sus dotes de galán son ineficaces con la joven esquiva.

Los diferentes atuendos del protagonista — clásicos, refinados y de tonos claros — hacen suponer que goza de gran poder adquisitivo.

Retales_Sospecha-3

Tanto el atuendo de Johnnie, como el de sus acompañantes con abrigos de piel, evidencian el entorno burgués en el que se encuentran.

Retales_Sospecha-4

El traje masculino es habitual en el guardarropa de Johnnie; aparentemente, evidencian una persona con riqueza.

El estilo de Lina es más discreto del que lucen las mujeres de su posición social: una modesta rebeca, junto a una blusa recatada, confieren timidez al personaje. Edward Stevenson acentúa la personalidad culta de la protagonista con el uso de gafas, un objeto que la joven inmediatamente retira —aludiendo a la ceguera y obsesión por Johnnie— en su encuentro con éste.

La joven escoge un atuendo más formal para ir a la iglesia. Durante las siguientes escenas, la situación amenazante de Lina con su acompañanate es reforzada con el uso de contrastes en la ropa: su abrigo de tono claro cae al suelo dejando al descubierto un traje oscuro. Las hombreras de la chaqueta y la blusa abierta intensifican la seguridad de Lina.

Retales_Sospecha-5

La segunda aparición de Lina en pantalla, de nuevo, leyendo. Las gafas remarcan el intelecto de la joven.

Retales_Sospecha-6

El uso de un tono oscuro en el vestuario de Lina intensifica una escena amenazadora en la cinta rodada en blanco y negro.

Los padres de Lina auguran para su hija una vida de soltería y ésta, por despecho hacia sus progenitores, se cita con Johnnie. Pero el encuentro se anula y la rica heredera se obsesiona con el gentleman. Tras días de desesperación, Lina recibe un telegrama de Johnnie para encontrarse en un baile organizado por el Comité de Caza de Beaucham Hunt.

En las secuencias en las que la joven no localiza a Johnnie, el diseño recatado y el color oscuro del tejido de lana contribuyen a resaltar su pesadumbre. Sólo cuando recibe noticias de su amado el atuendo se torna más claro. Es durante la fiesta cuando Lina rompe su aspecto conservador, luciendo un diseño escotado — evocador al que la actriz Joan Fontaine lució en Rebeca—  que nos presenta a una mujer mucho más atrevida y segura que la del comienzo del filme.

Retales_Sospecha-7

El estado de ánimo de Lina se refuerza con color oscuro en su vestuario.

Retales_Sospecha-8

El atrevido escote del vestido de Lina, dejando sus hombros al descubierto, transmite la confianza del personaje femenino.

La pareja contrae matrimonio en secreto. Tras la luna de miel, la nueva Señora Aysgarth descubre que su marido, arruinado, pretende vivir en una lujosa casa que no puede pagar. Pero Lina, cegada de amor, permance junto a él intentando solventar la situación.

Durante la ceremonia vivil, ambos personajes utilizan un vestuario cargado de simbolismo: si bien Lina lleva el mismo atuendo que lució en su primer encuentro con Johnnie, éste porta un abrigo de color oscuro, aludiendo a sus dudosas y perversas intenciones.

Una vez convertida en la Señora Aysgarth, el guardarropa de Lina se torna más refinado, incorporando prendas de piel y joyas en sus trajes. Sobre una de las chaquetas prende un broche alado de topacio rosa, oro y diamantes: una pieza creada por el joyero italiano Fulco di Verdura en 1939 y comprada por la actriz Joan Fontaine.

Retales_Sospecha-9

Un vestuario lleno de simbolismo y contrastes para una escena clave de la película “Sospecha” (1941)

Retales_Sospecha-10

Algunas joyas que se muestran en la película pertenecían a la actriz Joan Fontaine. En la imagen, broche diseñado por Fulco di Verdura e inspirado en el dios Mercurio.

A medida que transcurre la vida conyugal, Lina descubre la verdadera naturaleza de su marido: farsante, estafador y jugador de apuestas. Su comportamiento frío y egoista se asocia con un atuendo oscuro, remarcando así el suspense en pantalla.

Retales_Sospecha-11

El traje oscuro de Johnnie refuerza las escenas en las que afloran las malas intenciones del personaje.

Tras el fallecimiento del Señor McLaidlaw, la idea de Johnnie por heredar la fortuna de su suegro se desvanece. Un nuevo proyecto inmobiliario junto a su amigo Beaky hace aflorar la agresividad de Johnnie cuando Lina interfiere en el plan. La repentina muerte del socio aviva aún más las sospechas de la mujer sobre las tendencias homicidas de su esposo.

En las sucesivas escenas, el color negro del vestuario de Lina, que bien podría definir el luto por su padre, y el uso de tejidos pesados como el terciopelo, evidencian el temor de perder a su marido y la sospecha de que éste sea el asesino de Beaky.

En cambio, para expresar los diferentes estados emocionales por los que atraviesa Lina en una misma escena, Edward Stevenson emplea contrastes de color. Este recurso se hace evidente cuando la protagonista, recelosa de que su marido haya asesinado a su amigo, viste una gabardina negra y, una vez  aliviada, deja al descubierto el vestido de color claro que lleva bajo la prenda de abrigo.

Retales_Sospecha-12

El atuendo de Lina torna a un diseño cubierto de color lúgubre en el momento en que es reprochada por Johnnie.

Retales_Sospecha-13

El indumentaria de Lina se oscurece en el momento en que afloran sus temores. El tejido de terciopelo y el diseño cubierto de los trajes magnifican el sufrimiento.

Retales_Sospecha-14

Con un solo terno, Edward Stevenson logra enfatizar en pantalla la angustia e inquitud del personaje a través del color de las prendas.

Tras recibir correspondencia de la Compañía Aseguradora, Lina descubre la intención de Johnnie de cobrar la póliza que sólo será efectiva en caso de defunción de la esposa.

La encantadora actitud de Johnnie mientras lee el correo viene reforzada a través del blanco satinado de su pijama. Una vez que Lina lo sorprende escondiendo la carta del seguro, Johnnie aparece en escena con un batín oscuro, un matiz que sugiere un malvado plan.

Retales_Sospecha-15

El diseñador de vestuario Edward Stevenson emplea contrastes de color en una misma escena con el fin de reforzar la identidad dispar de Johnnie.

La carta, unida con  la conversación sobre métodos homicidas en una cena con amigos, acrecentan la angustia en Lina.

Las escenas están marcadas por el atuendo nítido de la protagonista. Durante la velada, el color negro del vestuario identifica a los comensales afines a la misma conversación, mientras que el blanco en Lina la desmarca del grupo, transmitiendo fragilidad en el personaje.

Retales_Sospecha-16

El color del vestuario de Lina centra la atención del espectador hacia el personaje, acrecentando su debilidad.

Tras la cena, la fuerte inquietud de Lina la hace convalecer en cama. Cuando Johnnie le acerca un vaso de leche, aflora el temor de ser envenenada.

En esta ocasión, el diseñador de vestuario se apoya en la atmósfera de luces y sombras creada por Alfred Hitchcock para transmitir la sensación de desasosiego en el personaje femenino, manteniendo el color blanco con un tejido de lana en su vestuario, mientras que el atuendo oscuro de Johnnie eleva la suspicacia en el espectador.

Retales_Sospecha-17

Manteniendo el mismo tono de vestuario, el diseñador se ayuda del contraste de luz para potenciar el desconcierto en el personaje de Lina.

Retales_Sospecha-18

Los tonos claros aumentan la fragilidad de Lina, mientras que las sombras y el color oscuro del traje de Johnnie, acentúan la incertidumbre de la escena más célebre de la película.

Finalmente, Lina —que no bebe el vaso de leche—decide pasar un tiempo con su madre. Johnnie, descontento, la acompaña y mientras conduce de manera ausente los pensamientos de asesinato persisten en Lina, aunque es Johhnie quien evita su muerte sujetándola para que no caiga del coche. Ella, comprendiendo sus ideas equivocadas, le pide regresar juntos a casa.

La conducta dual de Johnnie, así como el victimismo de Lina, son acentuados con  atuendos oscuros, destacando el singular tocado femenino. El uso del color negro por parte del diseñador de vestuario acrecenta el misterio hasta el final de la trama.

Retales_Sospecha-19

El color oscuro en el vestuario acrecenta el suspense hasta el final de la cinta.

“Sospecha” (1941) es, sin duda, un claro ejemplo de cómo, en una cinta rodada en blanco y negro, el uso apropiado de texturas y colores en el vestuario logra reforzar el misterio y suspense en el espectador.

Texto: Lola Delgado Pozo
Fotos: capturas pantalla de la película, the.hitchcock.zone


https://retalesdeunidilio.wordpress.com/2018/10/18/sospecha

El texto de este artículo se encuentra sometido a una licencia Creative Commons del tipo CC-BY-NC-ND (reconocimiento, no comercial, sin obra derivada, 4.0 unported)

Safe Creative #1810188759930

Anuncios