El lado bueno de las cosas

Cartel_ElLadoBuenoDeLasCosasEl cine es un medio en el que los elementos visuales son primordiales. Junto a la fotografía o la escenografía, la indumentaria ayuda a definir la época o el momento en el que se desarrolla la historia; pero, además, la elección de la silueta, los tejidos o el color de las prendas marcan la diferencia para ahondar en el carácter de los personajes.

El lado bueno de las cosas (2012), basada en el bestseller de Matthew Quick del mismo nombre, es una comedia con toques dramáticos, dirigida por David O. Russell, en la que destacan unos personajes tan reales como intensos. Protagonizada por Bradley Cooper y Jennifer Lawrence, narra la historia de Pat, un profesor con transtorno bipolar que, tras unos meses de internamiento psiquiátrico, regresa a casa de sus padres y conoce a Tiffany, una joven con la que comenzará un extraño vínculo.

Mark Bridges (The Artist, Puro vicio, 50 sombras de Grey) conoce muy bien la importancia del uso de texturas o del color para conseguir que el espectador comprenda las situaciones por las que atraviesan los protagonistas de una película y, de nuevo, lo demuestra en El lado bueno de las cosas, tercera colaboración que el diseñador realiza con David O. Russell, un director que se caracteriza por llevar a la pantalla personajes complejos e inquietantes.

La cinta está ambientada en Filadelfia (Pensilvania), de manera que Bridges inició su proceso de investigación viajando a la ciudad con el fin de asimilar la cultura y el estilo de vida de la clase obrera. Allí conoció de cerca a los aficionados del equipo local de fútbol americano, los Philadelphia Eagles (Águilas de Filadelfia), considerados los seguidores más leales de la Liga Nacional de Fútbol.

Pat Solatano, tras ocho meses ingresado en un psiquiátrico de Baltimore por agredir al amante de su exmujer, regresa a la casa de sus padres en Filadelfia con el fin de reconquistar a su esposa Nikki y encauzar su vida.

Mark Bridges diferencia de forma clara a cada personaje a través del color. El Señor Solatano, padre de Pat, es una persona que no muestra ninguna euforia por la llegada de su hijo, una actitud pasiva que se evidencia en los tonos fríos como el azul del suéter o el gris azulado de los pantalones. Su madre, con colores neutros y apagados, aporta una apariencia más seria. El protagonista, en cambio, está representado con colores similares a los de sus progenitores, siendo lo más destacado la superposición de prendas, una forma de exhibir sus inseguridades y el lastre de sus emociones.

Pat, cubierto con varias prendas: camiseta blanca, camisa celeste, sudadera con capucha azul marino y abrigo marrón que evidencian el momento por el que atraviesa el protagonista, abrumado por su pasado.

El-lado-bueno-de-las-cosas-2

En la imagen, el Señor Solatano y Dolores, padres de Pat. Destaca el contraste del color en el vestuario,  revelando los caracteres tan diferenciados del matrimonio.

El-lado-bueno-de-las-cosas-3

Detalle de las líneas del cuello en el suéter, un patrón simétrico que denota la personalidad obsesiva del padre de Pat, maniático y con obsesión por el orden.

El objetivo de Pat es regresar con su mujer y ponerse en forma, de manera que decide hacer deporte para perder peso. Uno de sus atuendos más excéntricos es el que emplea para salir a correr por el barrio: sobre el chándal gris se pone una bolsa de basura de plástico negro. Mark Bridges mantiene las referencias al libro y lo que puede parecer divertido o ridículo a simple vista, es un símbolo de que su vida está destrozada. Además, consciente del físico de Bradley Cooper, el diseñador tuvo como reto no mostrar la elegancia y el buen porte del actor y lo vistió con prendas amplias, para que el personaje que interpreta encajara en la clase obrera de Filadelfia.

El-lado-bueno-de-las-cosas-4

Mark Bridges creó el vestuario de Pat basándose en la novela “el lado bueno de las cosas”, de Matthew Quick. Contaron con cinco piezas en caso de que necesitaran repetir alguna escena durante el rodaje. Además, tuvieron que cuidar el sonido por el ruido que producían las arrugas del plástico.

El-lado-bueno-de-las-cosas-5

Escena en la que Pat acude a terapia con su psiquiatra donde recuerda el incidente con su exmujer y su diagnóstico de transtorno bipolar . Se evidencia la ropa holgada que Bridges pensó para el personaje masculino.

Tras la sesión con su terapeuta, Pat regresa a casa y, mientras su padre quiere que comparta su afición por el equipo de fútbol favorito, observa que su progenitor continúa con un comportamiento obsesivo de colocar los mandos de la televisión para que le den suerte y con su fijación por las apuestas. En ese instante, el Señor Solatano viste una chaqueta clásica de punto verde con un gran logo de águila vintage bordado en el pecho. El uso de esa ropa antigua expresa la adoración acérrima a lo largo de los años de Solatano a los Philadelphia Eagles. El tono verde de la prenda es significativo, puesto que, además del emblema del águila, el color de la equipación del equipo de fútbol ha variado a lo largo del tiempo hasta alcanzar en la actualidad un matiz verde medianoche.

El-lado-bueno-de-las-cosas-6

En la imagen, el Señor Solatano con el emblema clásico de los “Philadelphia Eagles” empleado por el equipo entre los años 1948 a 1995.

El-lado-bueno-de-las-cosas-7

A la izquierda, emblema clásico de los “Philadelphia Eagles” (1948- 1968): un águila en vuelo portando un balón de fútbol en sus garras. A la derecha, logotipo del equipo de fútbol americano de Filadelfia en la actualidad.

Cuando Pat cena en casa de su amigo Ronnie, conoce a Tiffany Maxwell (cuñada de su colega), una viuda depresiva con transtornos ninfómanos que le han dado mala fama en el barrio. La joven, que ha perdido su trabajo, tiene una relación conflictiva con su hermana, que mantiene una vida basada en el éxito, el orden y la apariencia. Esta desigualdad hace que Tiffany sea considerada un bicho raro en la familia. La exclusión y las neurosis son características en común entre los dos personajes protagonistas.

El-lado-bueno-de-las-cosas-8

Secuencia del primer encuentro entre Pat y Tiffany. Ambos tienen cosas en común, si nos percatamos en el vestuario. Los dos lucen colgantes místicos: Pat el rostro de Cristo y Tiffany una cruz gótica.

Según Mark Bridges, el personaje femenino inicialmente estaba ideado con un estilismo excéntrico y gótico: pelo oscuro, maquillaje fuerte y ropa punk de cuadros. Tras las primeras pruebas de cámara, decidieron transformar a Tiffany, manteniendo algunos detalles góticos como el colgante de cruz  y prendas apagadas. El color negro, que aparece en el libro, predomina en su indumentaria y, además de representar el luto por la muerte de su marido, revela su carácter atrevido y seductor. De esta manera, Bridges, la hace destacar entre los habitantes del barrio.

El-lado-bueno-de-las-cosas-9

Tiffany destaca por la gama de colores oscuros en su indumentaria, principalmente el negro. Al comienzo se presenta como una buscona, por lo que aparece con ropa corta y atrevida. En la imagen, con gabardina de la firma Bebe y falda plisada de Nanette Lepore.

El cambio y evolución de Tiffany comienza a verse en la secuencia en la que practica running por el barrio y se topa con Pat. En su primer encuentro continúa con el color negro en la ropa deportiva, pero en un segundo encontronazo, en el que le propone a Pat su amistad, el atuendo varía a un rojo intenso, simbolizando la cercanía y sensualidad del personaje, en un tono más enérgico y alegre.

El-lado-bueno-de-las-cosas-10

A la izquierda, Tiffani con ropa deportiva negra de la firma japonesa “Mizuno”. A la derecha, con un cortavientos de la marca “Asics” rojo , un color asociado a la extroversión.

El diseñador de vestuario encontró la ropa de Tiffany en el centro comercial King of Prusia, ubicado en Filadelfia, que se menciona en la novela. En su cita con Pat, ella opta por una blusa de encaje negro, pantalones vaqueros de color azul oscuro, botas altas y sofisticadas de la firma Charles David, y abrigo de Zara.

Tiffany se ofrece a entregar una carta a Nikki para ayudar a Pat a recuperar a su mujer. A cambio, tendrá que ser su compañero de baile en un concurso, lo que él acepta de buen grado para demostrar a su exmujer que ha cambiado.

El-lado-bueno-de-las-cosas-12

Secuencia en la que aparece Tiffany con abrigo negro y cremalleras de la firma española “Zara”.

El-lado-bueno-de-las-cosas-11

La ropa de Tiffany fue elegida por Mark Bridges en un centro comercial muy conocido de Filadelfia. En la imagen, con blusa de “Patterson J. Kincaid”.

El-lado-bueno-de-las-cosas-13

Escena en la que Pat le entrega la carta a Tiffany. La joven lleva una gabardina negra de “Bebe” con espalda encorsetada, fiel a la línea gótica del personaje.

A lo largo de los ensayos de danza en el garaje, los dos experimentan alteraciones en el vestuario: Pat se desprende de ropa y se torna más clara -la vulnerabilidad del personaje se muestra con la camiseta del revés- y Tiffany cambia el negro por colores como el azul y el verde. En el momento que avanzan los entrenamientos, confiando el uno en el otro, se coordinan los movimientos y la vestimenta de ambos se armoniza.

El-lado-bueno-de-las-cosas-14

Secuencias de los ensayos. El vestuario de Tiffany se torna más colorido y ambos personajes evolucionan a la misma tonalidad, como se aprecia en la última imagen, ambos vestidos de color gris.

El-lado-bueno-de-las-cosas-15

En la primera imagen, de nuevo, los colores de los personajes coinciden: Tiffany con sujetador de la firma “Gap”, camiseta azul de “Henley” y mallas deportivas “Lululemon”. En los ensayos finales, la protagonista usa una gama más rosada. En la última fotografía, la joven con “body” de la marca “Gap” y maillot negro de “American Appared”.

El Señor Solatano le pide a su hijo que asista a un partido de los Philadelphia Eagles, pues ha apostado todo su dinero y cree que él le traerá suerte, pero ese día coincide con las clases de baile. De nuevo, se aprecia el amor del padre de Pat hacia el equipo de fútbol y su transtorno obsesivo, portando una camiseta antigua. Para presentar el carácter de Solatano, Mark Bridges consiguió la ropa en tiendas como Kohl’s o Joseph Banks.

El-lado-bueno-de-las-cosas-16

A la izquierda, el señor Solatano con una camiseta clásica de los “Philadelphia Eagles”. A la derecha, Pat con una equipación más moderna del equipo.

El traje de Tiffany para el concurso de baile fue ideado por Mark Bridges sobre la base de los modelos que la ella lucía en los ensayos con Pat. Al no tratarse de una equipación profesional logra aparentar que la pareja es novata en sus coreografías. La elección del blanco, además de resaltar con la oscuridad de la sala y lograr atraer la atención del espectador en los personajes, contrasta con el color negro que Tiffany vestía al comienzo.

El-lado-bueno-de-las-cosas-17

El traje de Tiffany para el concurso de baile se compone de una camiseta con forma de sujetador deportivo, al que Bridges añadió unas mangas con pequeñas piezas que brillaban, y unas mayas ajustadas, todo en color blanco.

El-lado-bueno-de-las-cosas-18.1

Pat y Tiffany sobre la pista de baile. Se aprecia el detalle en la cintura de la mallas elásticas de la joven, a juego con su camiseta.

El-lado-bueno-de-las-cosas-18

Detalle del tejido transparente con adornos brillantes de la camiseta que Tiffany emplea en el concurso de baile.

El-lado-bueno-de-las-cosas-19

Pat, ataviado con ropa formal. El color blanco de su camisa es otra forma de mostrar la conexión final de los protagonistas.

Al finalizar la actuación del concurso, Pat se acerca a Nikki que ha asistido al espectáculo y Tiffany sale corriendo llorando. Ésta viste un abrigo de lana negro que, a diferencia de los mostrados al inicio de la película, es largo y grande, reflejando el duro momento que atraviesa. Pat sale del edificio y la persigue para decirle que la ama…

El-lado-bueno-de-las-cosas-20

Una de las escenas finales de la película “El lado bueno de las cosas” en la que aparece la protagonista con un abrigo largo y pesado de doble botonadura de “Moda International”, revelando el sufrimiento que padece en este instante.

Mark Bridges demuestra su versatilidad a la hora de vestir el cine. En esta ocasión, logra transmitir las emociones de unos personajes complejos y conflictivos en un período de tiempo contemporáneo.

Texto: Lola Delgado Pozo
Fotos: fotogramas de la película.
Logotipos: http://www.philadelphiaeagles.com


https://retalesdeunidilio.wordpress.com/2015/07/22/el-lado-bueno-de-las-cosas/
El texto de este artículo se encuentra sometido a una licencia Creative Commons del tipo CC-BY-NC-ND (reconocimiento, no comercial, sin obra derivada, 3.0 unported)

Safe Creative #1507224696624

Anuncios

2 pensamientos en “El lado bueno de las cosas

  1. Pingback: El Artista (The Artist) | Retales de un idilio

  2. Pingback: “Cincuenta sombras de Grey” en la revista “Moon Magazine” | Retales de un idilio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s