Archivos Mensuales: marzo 2015

Cenicienta

Cartel_CenicientaÉrase una vez…una diseñadora para la que, tras varios proyectos vistiendo a personajes mayoritariamente masculinos, la idea de trabajar en una película con protagonistas femeninas era como un sueño hecho realidad.

Sandy Powell (El lobo de Wall Street, La reina Victoria, Shakespeare in Love) se embarcó en el proyecto del director Kenneth Branagh de llevar a la pantalla el cuento clásico de Charles Perrault, La Cenicienta, con actores de carne y hueso.

Aunque la historia tiene lugar en 1830, el equipo de la película tomó la decisión de no ceñir la trama en ningún período histórico concreto, por lo que Powell tuvo mayor libertad para crear el vestuario, siempre en estrecha colaboración con el departamento de producción y con la idea del director de la película de crear un ambiente opulento propio de un reino de cuento de hadas.

La diseñadora tuvo como prioridad diferenciar a cada personaje a través de su vestuario y hacerlos creíbles, e inspirándose en el clásico de Disney de 1950, le dio a cada uno de ellos un aspecto y estilo diferente, enmarcado en el siglo XIX y en la década de los años 50.

Por todos es conocida la historia de La Cenicienta, hija de un noble rico que, al quedarse viudo, se casa con la Señora Tremaine. Al morir su padre, se queda viviendo junto a su madrastra y las dos hijas de ésta: Anastasia y Dricella. Las tres malvadas hacen la vida imposible a Cenicienta y le encargan todas las tareas de la casa mientras ellas dilapidan la herencia del padre.

La vestimenta que ideó Sandy Powell para Cenicienta nada tiene que ver con el típico atuendo viejo y remendado que estamos acostumbrados a ver en los cuentos. La joven viste un sencillo vestido en color verde agua y estampado floral rosado, simbolizando la inocencia y dulzura de la chica, que contrasta con los trajes de su madrastra y hermanastras.

0.0

En las imágenes, escena donde se aprecia a una feliz Cenicienta despidiéndose de su padre. La joven viste un sencillo vestido en color verde agua (casi celeste) y zapatos planos que mantendrá a lo largo de la película.

0

Aunque el vestido que emplea Cenicienta es el mismo que cuando vivía con su padre, Sandy Powell incorpora detalles como el mandil sobre la falda para dar un aspecto más campestre.

1

Sandy Powell dio a cada personaje un estilo y color característico: a Cenicienta, un atuendo del siglo XVIII con tonos pálidos.

2

A medida que avanza la película, el vestido termina degastado y viejo.

3

Detalle del escote y mangas transparentes del primer vestido que luce Cenicienta en la película de Kenneth Branagh.

3

Primer plano de la actriz Lily James en el papel de Cenicienta, donde se aprecian el escote cuadrado del traje y unas pequeñas flores bordadas en las mangas de color rosa pálido y que se extienden por todo el vestido.

4

En la versión de Disney de 1950, en la que se inspiró la diseñadora, Cenicienta aparece con una cinta de color azul en el pelo, o un pañuelo sobre la cabeza, realizando las tareas de la casa. En la nueva versión, la joven opta por un lazo anudado alrededor del cabello a modo de turbante.

En esta nueva versión del cuento de hadas, la madrastra de Cenicienta tiene un papel importante y el diseño de su vestuario fue con el que más se divirtió Sandy Powell. Inspirada en actrices de la década de 1940, como Marlene Dietrich en La llama de Nueva Orleans (1941) o Joan Crawford, dotó al personaje de una silueta esbelta, emulando la belleza añorada que tuvo en su juventud, con escotes cerrados o grandes collares, representando ahogo. Todo el vestuario está diseñado con tejidos lujosos y pesados en tonos fríos, como el color verde, simbolizando la envidia en vestidos de Alta Costura. Joyas y collares vintage, y zapatos de la firma italiana Salvatore Ferragamo, completan el atuendo de la malvada.

6.1

El atuendo majestuoso de la madrastra y las hermanastras es la forma que tuvo Sandy Powell de mostrar el derroche en ropa de la fortuna del padre de Cenicienta.

6.3

En la imagen, la gran pamela de color negro, que combina con el estampado y la falda del diseño que ideó Sandy Powell.

6

Bocetos e imágenes de los trajes para la madrastra y las hermanastras de Cenicienta. Charles James, Dior o Cecil Beaton fueron diseñadores de referencia para Sandy Powell en la creación del vestuario de estos personajes.

6.2

Detalle trasero del diseño: cuerpo estampado de lentejuelas y cola de color negro con bordados de flores en tonos verdes.

7

A la izquierda, boceto original de Powell con un diseño en color verde. A la derecha, escena donde aparece la actriz Cate Blanchett como madrastra en la película “Cenicienta”.

8.1

En la imagen, otra escena donde se aprecia la falda negra con estampado de color verde y cuerpo del mismo color.

9

La gama cromática elegida para la madrastra en “La Cenicienta” es fría: colores como el verde o el azul predominan en su vestuario.

11

Además de un extraordinario vestuario, Cate Blanchett, como madrastra, completa todos los “looks” con joyas ostentosas, como el collar dorado con forma de hoja que vemos en la imagen.

8

El personaje de la madastra es el que sufre más cambios de vestuario en la película y donde el color negro tiene protagonismo absoluto. En la escena que se muestra en la imagen vemos la coordinación del color con el decorado.

10

Estamos ante una “Cenicienta” moderna, en la que los tejidos pesados como el lamé, satén o tafetán muestran el carácter malvado de la madrastra. En la imagen, con una bata larga de estampado de leopardo, aludiendo a la figura peligrosa que representa la villana.

Como he comentado anteriormente, además de la madrastra, sus dos hijas también viven con Cenicienta, haciéndole la vida imposible. Cuando se convoca a todas las jóvenes casaderas del reino a una gran fiesta, para encontrar esposa al príncipe heredero, las hermanas Tremaine y su madre obligan a Cenicienta a quedarse en casa.

Para las hermanastras, Powell creó un vestuario con influencias del siglo XVIII en colores vibrantes y, al igual que en el clásico de Disney, ambas visten el mismo modelo, pero de diferente tono. Sus trajes recargados están realizados con tejidos más pobres que los de su madre.

12

Como vemos, Powell ha cambiado un poco las tonalidades en el vestuario de las hermanastras: a Dricella un tono verde pistacho casi amarillo y a Anastasia el color rosa, pero ambas portan el mismo diseño.

13

Anastasia y Dricella, con corsés, enaguas y crinolina, un estilo del siglo XVIII. En la imagen inferior, los mismos personajes, representados con camisones y gorros.

13.1

Escena donde aparece Cenicienta ayudando a sus hermanas a vestirse para acudir al baile que se celebra en Palacio.

13.1.1

Momento en el que Cenicienta asiste a Dricela con el corsé. Podemos ver el nivel de detalle en las prendas como los volantes del atuendo.

CINDERELLA

Escena del baile donde se aprecia los vestidos recargados de las hermanas, representando el carácter banal de ambas.

14

A la izquierda, escena de la película “Cenicienta” de Branagh y, a la derecha, fotograma de la versión animada de Disney de 1950.

Cenicienta logra terminar los trabajos que le son encomendados por su madrastra y se viste para poder asistir al baile. Pero las Tremaine no pueden contener la envidia que sienten hacia Cenicienta y hacen añicos su vestido. En la nueva versión, Powell mantiene el color rosa pálido del vestido de los dibujos de Disney. .

16

En la imagen superior, Cenicienta con vestido en color rosa (simbolizando dulzura), con manga corta y escote barco de volante. Abajo, secuencia del clásico de Disney de 1950, donde aparece con el vestido que le habían modelado los ratoncitos y pájaros del bosque.

17

Escenas donde la madrastra y hermanastras de Cenicienta despedazan el traje de la joven.

18

En la nueva versión, el vestido de Cenicienta no se convierte en harapos como ocurría en la película animada de Disney de 1950.

Como ocurre con la figura de la madrastra, el atuendo del Hada Madrina, en esta nueva adaptación, es más llamativo que en la película clásica animada. La diseñadora Sandy Powell no quería representarla con una túnica de lana; veía al personaje mágico y singular, por lo que creó un diseño de estilo del siglo XVIII, con corguera en el cuello de color blanco. Para confeccionar este maravilloso y brillante vestido fueron necesarios 131 metros de tela, 10.000 cristales de Swarovski y 400 luces LED.

19

A la izquierda, boceto del diseño de Sandy Powell; en el centro, escena donde aparece la actriz Helena Boham Carter interpretando al hada madrina y, a la derecha, imagen del mismo personaje en su versión animada.

19.1 (2)

Escena del hada madrina junto a Cenicienta donde se aprecia el volumen de la falda que Powell creó para el personaje.

CINDERELLA

El vestido incorpora dos alas blancas plateadas.

20

La varita del hada madrina también está realizada con cristales de Swarovski. ¡¡Dibi dibadi dibu!!

21

Y como todos saben…el hada transformó el vestido estropeado de Cenicienta en uno espectacular para que pudiera ir al baile.

El vestido del baile era la pieza más importante de la película y, a la vez, el más complicado de diseñar porque debía ser voluminoso y transmitir ligereza. Sandy Powell quería que Cenicienta pareciera flotar en el baile, “como una pintura en una acuarela”. Para conseguir ese efecto, se confeccionó la falda con capas finas de seda crepelina, poliéster impreso y nylon iridiscente en diferentes tonos de azul. Un total de 18 sastres crearon las nueve versiones del vestido, con más de 270 metros de tela y 10.000 cristales de Sawrovski. Un corsé y enaguas debajo del vestido crean un efecto de mayor dimensión y facilitan el movimiento de la actriz.

22

A la izquierda, boceto del vestido del baile diseñado por Powell. En el centro, imagen de la actriz Lily James como Cenicienta donde se aprecia el efecto de acuarela que consiguió crear en la falda. A la derecha, el personaje animado que creó Disney.

24

El mayor reto para Sandy Powell fue el vestido del baile de Cenicienta: debía ser sencillo pero, a la vez, destacar entre todas las jóvenes que se encontraban en palacio, de modo que creó este diseño de estilo romántico en color azul.

25

Detalle del escote decorado con mariposas. Powell no quiso tiaras ni joyas para no quitar protagonismo al vestido.

Gracias al hada madrina Cenicienta pudo ir a la fiesta de palacio en una carroza. Pero, como en todos los hechizos, hay una condición: debería regresar antes de las doce campanadas.

26

Detalle de la chaqueta, tricornio y guantes de color verde del lacayo.

23.1

El vestuario de los lacayos también está ambientado en el siglo XVIII. El uniforme está compuesto por una casaca-frac de color verde y amarillo, calzón y tricornio. El tejido fue teñido y con un encaje consiguieron el efecto de escama.

Lawrence Olivier, en películas como Orgullo y Prejuicio (1940) o Lady Hamilton (1941) fue referencia para crear el vestuario del príncipe. Es el personaje que más se asemeja al dibujo animado de Disney, conservando incluso el color blanco del uniforme del baile. Azul, verde o blanco son los tonos que predominan en su atuendo. Powell contó con la diseñadora Maheen Khan para los bordados del vestuario masculino que aparece en Cenicienta.

8

Uniformes azules de la Guardia Real de la Cenicienta de Disney del año 1950.

9

Detalle de las chaquetas de los guardias de palacio. Sandy Powell mantiene los colores azules y los hombros marcados en las chaquetas como en los dibujos animados.

34

Detalle de los cordones dorados en la chaqueta de color azul del príncipe de “Cenicienta”.

32

Escena donde el príncipe, con atuendo azul marino y dorado, le consulta a su padre, el rey.

31

En la imagen, el príncipe con Cenicienta. Powell mima cada detalle en su trabajo: la casaca está bordada en la parte delantera, cuello y puños.

30

Detalle del bordado dorado en forma de hojas de la chaqueta del príncipe. Los colores dan majestuosidad al personaje.

28.1

El príncipe con la vestimenta de esgrima: chaquetilla con botonadura lateral, pantalón ajustado, guantes y botas hasta la rodilla.

28

Escena donde aparece el príncipe en sus clases de esgrima. Los colores de su vestuario siempre son en tonos grisáceos, azules y verdes.

27

A la izquierda, bocetos de Powell con uno de los uniformes. En el centro, traje del baile y , a la derecha, uniforme del dibujo animado de Disney.

33

Detalle de la chaqueta de color crema con bordados y botones plateados y cuello de tono celeste.

31

Películas como “El Gatopardo” (1963) o “Érase una vez” (1944) fueron fuente de inspiración para crear el colorido vestuario de los invitados del baile.

32

Escena donde el príncipe y Cenicienta están bailando el vals.

33

Escenas donde se aprecian similitudes de la nueva versión de Cenicienta con la película animada de Disney de 1950.

Al llegar la media noche, Cenicienta sale a toda prisa del palacio, perdiendo en la escalinata uno de sus zapatos de cristal.

34

Otra de las razones por las que el vestido debía ser fluido es por la escena mítica donde Cenicienta, bajando por las escaleras, pierde el zapato de cristal.

Powell, inspirada en un modelo que vio en un museo de calzado en Northampton (Inglaterra), diseñó unos zapatos elegantes con un tacón de cinco pulgadas para Cenicienta. La firma Swarovski fue la encargada de crear ocho pares de cristal.

35

Los zaparos fueron realizados con cristal de Swarovski. Como en el escote del vestido, las mariposas también decoran los zapatos de cristal de Cenicienta.

Como el príncipe había quedado prendado de la belleza de Cenicienta, el rey envió a un mensajero a recorrer todo el reino hasta encontrar a la joven que pudiera calzarse el zapato de cristal. Pese a los esfuerzos de la madrastra y hermanastras de impedir que Cenicienta  se probara el zapato, todo fue en vano.

37

Momento en el que Dricella se prueba el zapato de cristal.

36

Se hicieron ocho pares de zaparos de cristal para la película.

38

Detalle del espectacular zapato de cristal diseñado por Sandy Powell y creado en cristal por la firma de lujo Swarovski.

Otro desafío fue el traje nupcial de Cenicienta, pues debía ser sencillo y diferente al que la joven llevó al baile. El resultado final: un vestido inspirado en el estilo de finales del siglo XIX, en organza de seda de manga larga y gran cola, bordado con motivos florales de color en el que estuvieron trabajando 16 personas durante 550 horas para finalizarlo.

Powell eligió un atuendo de estilo militar para el príncipe, con casaca teñida de color celeste para acentuar los ojos de Richard Madden y trenzas plateadas bordadas a mano en Pakistán.

39

A la izquierda, imagen con los actores de la “Cenicienta” en su boda. A la derecha, secuencia de la versión de Disney.

…Y fueron felices para siempre.

Texto: Lola Delgado Pozo
Fotos: Vogue, Vanity Fair, Variety, peliculas.disney.es/cenicienta.


https://retalesdeunidilio.wordpress.com/2015/03/27/cenicienta/

El texto de este artículo se encuentra sometido a una licencia Creative Commons del tipo CC-BY-NC-ND (reconocimiento, no comercial, sin obra derivada, 3.0 unported)

El gran hotel Budapest

cartelViajar y hospedarme en un hotel es imaginar las numerosas historias que habrán tenido lugar allí y los secretos que esconderán sus paredes. Mi mente fisgonea y encuentra todo tipo de películas donde los protagonistas se han alojado en los más variopintos moteles y donde puede ocurrir de todo: Psicosis (1960), El resplandor (1980), Pretty woman (1990), Four rooms (1995), Habitación 1408 (2007), etc.

En El gran hotel Budapest (2014), el director Wes Anderson, narra de forma elegante una rocambolesca trama llena de persecuciones, asesinatos y amor con un humor surrealista en un hotel de lujo.

Wes Anderson no buscaba la precisión histórica en la película, pero ideó diferenciar los tres períodos que se representan en El gran hotel Budapest a través del color para ubicar al espectador. De esta forma, la diseñadora Milena Canonero (La naranja mecánica, El resplandor, Memorias de África) tuvo libertad para crear un sofisticado y colorido vestuario que define a los personajes, con detalles que remiten a Austria y Alemania. Los pintores Kees van Dongen, George Grosz o Tamara de Lempicka y fotógrafos como Man Ray o George Hurrell, fueron fuente de inspiración para Canonero.

28

El color es empleado para crear y definir el ambiente y el vestuario de cada período. El esplendor del Gran hotel Budapest se representa por el rojo, rosa y púrpura y la decadencia del mismo con tonos naranjas y ocres.

13l

La idea inicial del color púrpura de los uniformes del personal del hotel fue del director Wes Anderson y la diseñadora Milena Canonero.

Lempickablogbudapest

Artistas de la época sirvieron de referencia para diseñar el vestuario de la película. A la izquierda “The pink shirt”, pintura de estilo Art Decó de Tamara de Lempicka y a la derecha, imagen de Agatha en “El gran hotel Budapest”.

La película comienza en el presente con una chica que lleva en las manos un libro de memorias y a continuación, viajamos al año 1985, donde el autor del libro “El gran hotel Budapest” narra cómo se fraguó la novela. Milena Canonero empleó tonos pardos para ubicar al personaje en la primera mitad de los años 80, donde se aprecia la reminiscencia de la década de los 70. La narración nos transporta a 1968, con el encuentro entre el joven escritor y Mr. Moustafa, dueño del ahora ruinoso hotel Gran Budapest. En estas escenas destaca el atuendo informal del narrador, con una chaqueta clásica Nortfolk en tejido de tweed de grandes bolsillos con solapas y cinturón y pantalones de talle alto.

0.0

Tonos tierra, amplias solapas y tejido de tweed encuadran al autor y narrador del comienzo de la película, en la década de los 80. El niño que aparece a su lado difiere con una chaqueta gris y negra de cuello mao.

0.1

Los tonos terrosos del vestuario combinan con la gama anaranjada y ocre del hotel “Gran Budapest” en el año 1963.

0.2

Observamos que el joven narrador porta la misma chaqueta del comienzo, variando la camisa y la corbata a colores más rosados. El nivel de detalle de Milena Canonero es apreciable en los botones de madera de la chaqueta Nortfolk.

0.2.2

El actor Jude Law, que interpreta al joven escritor, en un momento del rodaje junto al director Wes Anderson. En la imagen se aprecian los pantalones de tweed a juego con la chaqueta y los botines marrones.

Mr. Moustafa invita a cenar al joven escritor y le cuenta cómo llegó a ser director del que fuera el más famoso y lujoso hotel- balneario europeo en los años 20 y 30. El carácter modesto del personaje se aprecia en su vestimenta sencilla, que aún mantiene los tonos del uniforme que lucía cuando era el joven Zero Moustafa: chaqueta de tercipelo morada, jersey rojo de cuello alto y pantalones marrones de pana.

0

Milena Canonero emplea prendas simples para un personaje austero.

La historia de Mr. Moustafa nos transporta a sus inicios como botones en 1932, junto a Monsieur Gustav M., un distinguido y extravagante conserje que mantiene una estrecha relación con las señoras de la alta sociedad que se hospedan en el hotel- balneario.

Milena Canonero se inspiró en bocetos del sastre italiano Umberto Tirelli para crear los uniformes de los empleados del Gran Budapest, fieles a la época de 1930. El color púrpura de los trajes surgió de una antigua sotana que la diseñadora conserva en su casa. El tejido lo encontró en la tienda Hainsworth de Londres, sirviendo de muestra para que la empresa alemana Mehler los tiñera de color morado. Posteriormente, los uniformes se confeccionaron en su taller de Görlitz (Alemania). Los detalles muestran la exquisitez del diseño: pajarita de color rojo a juego con el ribete de la chaqueta de frac y la raya del pantalón, minúsculos botones en la camisa blanca o la insignia de las llaves en la solapa.

1.0

El color morado que Milena Canonero eligió para los uniformes guardan armonía con los tonos rojos y rosados de “El gran hotel Budapest”.

a_560x375

Milena Canonero se inspiró en Umberto Tirelli para crear los uniformes de doble botonadura dorada de “El gran hotel Budapest”.

ralphfiennesBudapest

A la izquierda, boceto del uniforme del conserje M. Gustave H. compuesto por chaqueta de frac morada, pantalón de color gris y camisa blanca. A la derecha, el actor Ralph Fiennes en un momento del rodaje.

2

El color púrpura de los uniformes de los empleados del hotel tiene un equilibrio con el intenso rojo de las paredes del hotel.

0

Monsieur Gustave H. luce la insignia de la Sociedad de las Llaves Cruzadas en la solapa de la chaqueta, símbolo de la jerarquía de su puesto como conserje del  hotel “Gran Budapest”.

2.1

Una imagen de los conserjes de la Sociedad de las llaves cruzadas, que también visten uniformes coloridos como el naranja, rojo, verde o azul. El símbolo de la llave cruzada en la solapa, los botones, pajaritas y el turbante a juego con el color del uniforme muestran el nivel de detalle que ha empleado Milena Canonero en el diseño del vestuario.

El diseño del uniforme de Zero Moustafa muestra la jerarquía del escalafón de trabajadores del hotel Gran Budapest. Su traje de “botones” está compuesto por una chaqueta corta de cuello mao, pantalones púrpura y botonadura central del mismo color. Como aprendiz y protegido de Monsieur Gustave, lleva un sencillo gorro con la inscripción “Lobby Boy” que lo identifica y lo distingue del resto de empleados, que portan un sombrero con las siglas “GB” en color dorado.

LobbyBoyBudapest

A la izquierda, boceto del diseño del uniforme del joven Zero. A la derecha, imagen del set del rodaje donde aparece el protegido de Gustave.

3

Detalle del gorro de Zero Moustafa con la inscripción de color dorado: “Lobby Boy”.

1.4

Otra evidente de distinción entre los uniformes de “El gran hotel Budapest” es el calzado: Gustave H. porta unos elegantes e impolutos zapatos negros y Zero Moustafa, unas polainas de color rojo, muy comunes en los años 20.

Como decía antes, M. Gustave H. se preocupaba de que la clientela del hotel estuviera bien atendida en todos los aspectos, sobre todo la femenina…Una de sus mejores huéspedes era Madame D., una coleccionista de la Alta Sociedad de 90 años cuyo vestuario excéntrico denota el anhelo por el pasado y por la juventud. Milena Canonero imaginó al personaje como a Peggy Guggenheim y se inspiró en el pintor Gustave Klimt para crear los patrones del vestido y del abrigo de Madame D., con una clara influencia de la silueta de los años 20. La firma italiana Fendi, especializada en cuero y piel, se encargó de crear la capa de tercipelo de seda y visón negro del personaje femenino.

La ostentación de la anciana no sólo se plasma en las prendas que viste, sino en todo lo que la rodea, como el equipaje de maletas y baúles creados por Prada. El director de la película buscaba maletas de estilo vintage que sólo encontraba en museos y encargó a la firma italiana 21 piezas de piel, forradas con satén de color melocotón y con las iniciales de Madame D.

4

A la izquierda, boceto de la capa de terciopelo rojo, pintada a mano, con cuello, puños y cola de piel que luce Madame D. creada por Fendi. A la derecha, el atuendo en una exposición.

4.2

Imagen de un momento del rodaje donde se aprecia el detalle de los guantes rojos de Madame M.

4.1

En el estampado del vestido dorado de Madame D. se muestra claramente la influencia de Gustav Klimt.

4.4

El equipaje de Madame D. fue diseñado expresamente por Prada para la película. La colección lo forman 21 piezas de piel y latón, forradas con seda y que fueron custodiadas por un equipo de seguridad durante el rodaje.

Cuando Madame D. muere, su amante, Monsieur Gustav M., hereda la valiosa pintura “Muchacho con manzana”, pero la familia de la coleccionista se opone. En ese momento, Gustav trama el robo del cuadro junto con Zero y los hijos de la anciana lo acusan del asesinato de su madre. Se sucede un complot entre el hijo de Madame D. y su matón que termina con el conserje y el joven botones en la cárcel. Los dos presos logran huir y, con la ayuda de Ágatha, la novia de Zero, y la sociedad secreta de conserjes, recuperan el cuadro. En un segundo testamento se descubre que Gustave se convierte en único propietario, incluyendo el Gran hotel Budapest.

4.3

En la imagen, las hijas de Madame D. con abrigos de cuellos de piel y guantes de color negro, un vestuario oscuro que se contrapone a los vistosos vestidos de su madre.

5

Dmitri Desgoffe-und-Taxis, hijo de Madame D., al igual que sus hermanas, luce un vestuario oscuro. De esta forma Milena Canonero refuerza el significado del sol en el color dorado de la anciana y la oscuridad en las ropas de color negro de la familia.

J.G. Jopling, que actúa de asesino a sueldo, es otro de los personajes al que Milena Canonero dotó de un vestuario oscuro y sombrío, definiendo su carácter. La diseñadora ideó un abrigo largo de cuero negro que Prada creó para la película.

6.0

A la izquierda, boceto de Milena Canonero. A la derecha, escena donde aparece Joplin. A pesar de tener escaso diálogo en la película, Canonero logra, a través del vestuario, que el personaje se vea temible y perverso.

6.2.1

El director Wes Anderson pidió que el abrigo tuviera un bolsillo especial para que Joplin pudiera guardar las armas.

6.3

El atuendo de matón de Joplin lo completan una serie de anillos de calaveras que porta en cada uno de los dedos de sus manos, diseñados por el joyero y actor Waris Ahluwalia.

Gran parte de la película está ambientada en un período de entreguerras, y la diseñadora de vestuario, inspirada en varias fuentes militares, le dio el color negro y  gris a los uniformes del ejército, evitando el típico verde militar. Para el personaje de Henckels, contó con la colaboración de Fendi, que creó un abrigo gris de astracán. Las insignias que aparecen en la película fueron diseñadas por Wes Anderson. Una de ellas es la cabeza de lobo que el inspector Henckels porta en el cuello del uniforme.

7.0

Wes Anderson no quería exactitud histórica en el diseño de vestuario; por ese motivo, el gris y el negro son los colores en los trajes de los soldados de Zubrowka, el país ficticio de “El gran hotel Budapest”.

7

Boceto e imagen del uniforme y abrigo del Inspector Henckels, diseñado por Milena Canonero. Todo cuidado el detalle, como las botas bicolor.

7.1

Según Milena Canonero, los hombres que tenían una buena posición en esa época solían vestir pieles y, por ese motivo, diseñó un abrigo de piel para el personaje que interpreta Edward Norton.

7.2

Detalle de la parte trasera del abrigo creado por la firma italiana Fendi.

Además de los colores tenues y apagados de los soldados, las prendas que emplean Gustave M. y Zero en la cárcel y en su huida son de tonos descoloridas. Esta característica distingue el lujo que se vive dentro del hotel con el estado real del país en guerra.

8.1

M. Gustave H y Zero Moustafa, fieles al estilo de los campesinos de la época. Tejidos como el algodón o o la pana acrecentan la situación precaria en la que se encuentran.

8

Gustav, con el uniforme clásico de prisión de rayas horizontales grises.

Milena Canonero pensó en tonos pastel para el personaje de Ágatha, en armonía con el rosa y azul claro de la pastelería donde trabaja. La joven luce un abrigo de color beige y un vestido de color azul grisáceo, con ribete y lazo rosas. Canoneno consigue el toque sencillo y humilde del personaje con un jersey debajo de las mangas cortas, para resguardarse del frío, al que Wes Anderson añadió una hoja de trigo en su pelo.

9.2

La joven aprendiz de la pastelería “Mendl´s” , es la que porta el vestuario más sencillo, de colores suaves.

Film Review The Grand Budapest Hotel

Escena donde se aprecia el colgante con la insignia de la Sociedad de las Llaves Cruzadas, realizado artesenalmente por Heidemarie Klinger. El detalle de la hoja de trigo en su cabello fue idea de Wes Anderson.

Milena Canonero logra un vestuario minucioso en un marco lleno de colorido como es el hotel Gran Budapest y que le ha valido el premio Oscar al mejor diseño de vestuario de 2015.

Texto: Lola Delgado Pozo
Fotos: elgranhotelbudapest.es, Sensacine, Vanity Fair, The New York Times.


https://retalesdeunidilio.wordpress.com/2015/03/20/el-gran-hotel-budapest/

El texto de este artículo se encuentra sometido a una licencia Creative Commons del tipo CC-BY-NC-ND (reconocimiento, no comercial, sin obra derivada, 3.0 unported)