Érase una vez… La Bella y la Bestia

Retales-La-Bella-y-la-Bestia-0La Bella y la Bestia (2014), dirigida por Christophe Gans y protagonizada por Léa Seydoux y Vincent Cassel, fue presentada fuera de competición en el festival de cine de Berlín. Esta nueva adaptación del cuento de hadas se aleja de la versión infantil animada de Disney y de la rodada por Jean Cocteau en 1946. Gans regresa a las raíces de esta historia de amor basándose en la narración, del año 1740, de la escritora francesa Gabrielle-Suzanne Barbot de Villeneuve.

Pierre-Yves Gayraud (Indochina, El perfume, Los tres mosqueteros), diseñador experimentado en cintas de época, fue el encargado de crear el majestuoso vestuario de la película. Su maestría en este tipo de filmes no le eximió de enfrentarse a dos retos: encontrar un equilibrio entre la recreación del período histórico y la fantasía propia de los cuentos de hadas, y la creación de los trajes en un tiempo reducido – poco más de dos meses-, siendo confeccionados inicialmente en París y más tarde en Berlín durante el rodaje de la película.

El director, que deseaba una película con un colorido intenso, tomó como referencia películas del cineasta Michael Powell, rodadas en tecnicolor, tales como Narciso Negro (1947) o Las zapatillas rojas (1948), una aproximación que también se aprecia en el color intenso del vestuario ideado por Yves Gayraud y confeccionado con tejidos de un fabricante textil alemán.

Retales-La-Bella-y-la-Bestia-1

A la izquierda, la actriz Deborah Kerr en “Narciso negro” (1974). A la derecha, Léa Seydoux en “La Bella y la Bestia” (2014)

Retales-La-Bella-y-la-Bestia-2

Primera imagen, escena de “Las zapatillas rojas” (1948). Segunda fotografía, secuencia de “La Bella y la Bestia” (2014).

Pierre-Yves Gayraud tuvo toda libertad para crear el vestuario, sin embargo, cuando el diseñador se incorporó al proyecto, parte del relato estaba ya establecido en el Primer Imperio francés, de ahí a que la estética de la cinta esté inspirada en obras pictóricas de la época y la indumentaria evoque también a retratos del siglo XVIII y XIX. Otra parte de la acción del filme, que veremos más adelante, transcurre en el Renacimiento.

. Pintores como Caspar David Friedrich o John Constable inspiraron la estética del filme. Arriba, cuadro “The Bridges Family” (1804) de John Constable. Abajo, secuencia de la película “La Bella y la Bestia” (2014).

Pintores como Caspar David Friedrich o John Constable inspiraron la estética del filme. Arriba, cuadro “The Bridges Family” (1804) de John Constable. Abajo, secuencia de la película “La Bella y la Bestia” (2014).

La Bella y la Bestia comienza con una voz femenina narrando la historia de un mercader viudo y padre de seis hijos que pierde su fortuna cuando el navío en el que viajaba naufraga. Arruinada, la familia se traslada a vivir al campo.

Las dos hijas mayores del comerciante son caprichosas, mientras que Bella, la menor de las hermanas, es alegre y atractiva; el carácter diferenciado de las tres jóvenes se refleja en la ropa: Anne y Astrid lucen trajes ornamentados con volantes y lazos en colores vivos, Bella opta por vestidos de apariencia más humilde en tonos tierra.

Retales-La-Bella-y-la-Bestia-4

Anne y Astrid con chaquetas “Spencer”, a juego con capotas adornadas de grandes plumas, todo en colores vivos.

Retales-La-Bella-y-la-Bestia-5

Bella, ataviada con un vestido de corte imperio en tonos tierra y sus hermanas, con cuellos estilo gorguera.

El comerciante se dispone a recuperar sus bienes, comprometiéndose a llevar una rosa a su hija Bella. En el viaje de regreso a casa descubre un castillo y arranca una flor del rosal del jardín. La criatura que habita allí lo condena a muerte, dándole un día para despedirse de su familia. Pero Bella decide sacrificarse por su padre.

Al llegar a la fortaleza la joven deambula por su interior. A partir de este momento la veremos con majestuosos vestidos, obsequio de la Bestia. Pierre-Yves Gayraud crea auténticos diseños de Alta Costura con colores muy definidos que expresan el estado de ánimo de Bella, vestidos que se acercan más a la idea popular de una princesa y en los que el diseñador tuvo que desafiar las restricciones de los efectos especiales de la película.

El primer traje de color marfil simboliza la inocencia de Bella y simula una camisa de fuerza. En el diseño, confeccionado con encaje y bordados muy detallistas, destacan las mangas y la parte superior de la falda, inspirados en el arte del origami. Para rodar algunas secuencias y primeros planos se necesitaron duplicados del torso.

Retales-La-Bella-y-la-Bestia-6

Bella impresionada, toca el vestido regalado por la Bestia.

Retales-La-Bella-y-la-Bestia-6.1

Detalle de los bordados dorados y el encaje.

Retales-La-Bella-y-la-Bestia-7

Los vestidos creados por Gayraud combinan la alta costura con la fantasía de los cuentos de hadas.

Retales-La-Bella-y-la-Bestia-7.1

Las pliegues de las mangas y de la falda están inspirados en el arte japonés del origami.

Al caer la noche Bella se sumerge en sueños que se presentan como fragmentos del pasado de la Bestia para darnos a conocer su trágica historia, de cómo un príncipe distinguido terminó convirtiéndose en un monstruo feroz y solitario. Gayraud nos traslada a un artificioso Renacimiento con majestuosos y ostentosos vestidos que reflejan el esplendor del dominio.

Retales-La-Bella-y-la-Bestia-8.0

El atuendo renacentista del príncipe (Vincent Cassel) formado por un jubón de piel bordado en oro, calzones y una capa. El color rojo revela el poder del monarca.

Retales-La-Bella-y-la-Bestia-8.1

Los tonos dorados, en contraste con la atmósfera de la Bestia, predominan en el reino del príncipe.

Retales-La-Bella-y-la-Bestia-8

Secuencia de uno de los sueños de Bella. En la imagen, los príncipes con ropaje en tonos dorados realzan la majestuosidad que se vivía siglos antes.

Bella, aunque asustada, explora el exterior del dominio de Bestia y, entre los arbustos, descubre una estatua con una figura femenina, dándose cuenta de que es la princesa que aparece en sus sueños. El vestido de terciopelo verde se funde con la vegetación del entorno.

Retales-La-Bella-y-la-Bestia-9

Bella con un vestido de terciopelo verde que se mimetiza con el paisaje

Retales-La-Bella-y-la-Bestia-10

Parte trasera del traje de Bella, diseñado por el francés Pierre-Yves Gayraud

Retales-La-Bella-y-la-Bestia-11

Abultadas e ingeniosas mangas inspiradas en el origami.

La joven acude a su cita diaria con su carcelero y es la primera vez que aparece de forma clara la Bestia. Para el director, la criatura debía, a la par, reflejar el aspecto salvaje de la naturaleza humana y ser símbolo del imperio, de modo que le dio aspecto de león. La máscara fue diseñada por Patric Tatopoulos y construida por un equipo liderado por Steve Wang. Una vez creada, se escaneó en alta definición y el resultado se aplicó sobre las imágenes del actor Vincent Cassel, que interpreta a la Bestia.

El diseñador de vestuario resalta la ferocidad y la fuerza del personaje con un exquisito atuendo de color rojo inspirado en los trajes de samuráis japoneses.

Retales-La-Bella-y-la-Bestia-12.1

Diseños de arte conceptual de la Bestia creados por Patric Tatopoulos para la película “La Bella y la Bestia” (2014).

Retales-La-Bella-y-la-Bestia-12

A la izquierda, uno de los primeros bocetos para el personaje de la Bestia realizado por François Baranger. A la derecha, imagen final del protagonista.

Bella continúa explorando el interior frío y lúgubre del castillo. En esta ocasión, viste un traje de color azul adornado con cristales. Esta pieza debía tener movimiento, ya que es la que luce en el baile con Bestia y en las escenas con más acción de la película en su huida del castillo.

Retales-La-Bella-y-la-Bestia-13

Léa Seydoux en su papel de Bella con el vestido azul regalado por Bestia. En las imágenes se aprecian los detalles del bordado y los pliegues en las mangas.

Retales-La-Bella-y-la-Bestia-14

Secuencia del baile entre Bella y Bestia. La indumentaria de los asistentes también fue creada por el modisto Pierre-Yves Gayraud.

Retales-La-Bella-y-la-Bestia-15

Pierre-Yves Gayraud creó un vestido con una falda que fluía hasta el suelo, asegurando que la actriz pudiera moverse en las escenas de acción.

A cambio del baile, Bestia le concede a la joven visitar a su familia por un día, advirtíendole que, si no regresa, él moriría.

Pierre-Yves Gayraud diseñó un sofisticado vestido de organza de color rojo para el reencuentro de Bella con sus seres queridos. Al tratarse de un diseño frágil, se confeccionaron tres versiones del mismo modelo para rodar las escenas de acción. El tejido simula la delicadeza de una rosa y el color rojo, similar al de la indumentaria de la Bestia, es un vínculo con su carcelero; el escote destaca por un adorno que evoca a las ramas de un rosal.

Retales-La-Bella-y-la-Bestia-16

Bella con uno de los vestidos más frágiles de la película: se crearon tres copias para rodar las escenas con el modelo.

Retales-La-Bella-y-la-Bestia-17

Detalle del vestido de organza de color rojo de Bella en “La Bella y la Bestia” (2014)

Retales-La-Bella-y-la-Bestia-18

Detalle de los adornos en la parte delantera del vestido, simulando las ramas de un rosal.

Bella se sume en un sueño y descubre la verdad del maleficio del príncipe. Los hermanos mayores de la joven y unos bandidos llegan al castillo para destrozarlo y robar. En el momento que la criatura está luchando con ellos, Bella es tomada como rehén por uno de los malhechores. La Bestia logra salvarla, pero el monstruo es apuñalado. Finalmente, en el castillo, la joven rompe el embrujo declarando su amor.

En las secuencias finales descubrimos que la voz narradora del cuento pertenece a Bella, que está junto a sus hijos. La joven, ataviada con un sencillo vestido rosa adornado con flores, como las del jardín que ahora cultiva junto a su amado, el príncipe.

Retales-La-Bella-y-la-Bestia-20

Bella con vestido de línea imperio, de talle alto y mangas abullonadas. El color rosa representa el cariño maternal de la joven

Retales-La-Bella-y-la-Bestia-21

Secuencia final de “La Bella y la Bestia” que evoca a una pintura del inglés John Constable.

El diseñador francés logra un espectacular y elegante vestuario digno de un cuento de hadas. Y vosotros, ¿con qué versión cinematográfica del cuento os quedáis?

Texto: Lola Delgado Pozo (Última actualización: 1 de agosto de 2016)
Imágenes: fotogramas de la película, http://www.pierre-yves-gayraud.com



https://retalesdeunidilio.wordpress.com/2014/03/13/erase-una-vez-la-bella-y-la-bestia/
El texto de este artículo se encuentra sometido a una licencia Creative Commons del tipo CC-BY-NC-ND (reconocimiento, no comercial, sin obra derivada, 3.0 unported)

Safe Creative #1608018517313

Anuncios

2 pensamientos en “Érase una vez… La Bella y la Bestia

  1. Pingback: Into the woods | Retales de un idilio

  2. Pingback: Midnight in París | Retales de un idilio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s